El sueño de la casa propia… o por qué tardé 10 años en construir mi propio sitio web.

Razones hay muy pocas. Justificaciones nunca faltan. Sin embargo, he descubierto que suele ser un problema más común de lo que se pensaría